Educar en la responsabilidad social: desde la guardería y durante toda la vida


No cabe duda de que cada vez estamos más sensibilizados con los asuntos de carácter ético, con el medio ambiente y con los derechos humanos. La creciente preocupación social por estos aspectos hace que las empresas traten de abordarlos adquiriendo un compromiso con sus grupos de interés que va más allá de las obligaciones estrictamente legales y mercantiles.

Pese a que el mundo de la empresa haya enarbolado como propia la bandera de la responsabilidad social, la realidad es que su gran impulsor ha sido el despertar de la conciencia social de todos, y solo gracias a que consumidores, ecologistas, gobiernos, sindicatos, ONGs y otras entidades y colectivos hayan alzado sus voces reclamando de las empresas una mayor responsabilidad social este fenómeno ha alcanzado el grado de expansión y consolidación del que viene gozando.

Por eso, y esta es la principal motivación de la existencia de ADRO, es fundamental educar en responsabilidad social desde todos los ámbitos, y muy especialmente, desde el escolar, porque la responsabilidad social es, sobre todo, una actitud: difícilmente tendremos consumidores responsables, trabajadores comprometidos, empresarios sensibles, inversores con conciencia y buenos jefes, si los valores de la responsabilidad social no se transmiten de forma transversal y permanente a lo largo de todo el proceso educativo, moldeando la actitud de asumir y también de exigir responsabilidades desde la infancia.

La conciencia cívica y el compromiso son característicos de sociedades con buen nivel educativo. La gobernanza en los sistemas educativos debe partir del principio de que la educación ha sido tradicionalmente un derecho de la sociedad y un servicio brindado por el Estado para asegurar una adquisición de competencias que permitan el desarrollo individual y la plena y satisfactoria inserción social y profesional de las personas.

Por eso, es fundamental fomentar desde las aulas escolares un compromiso consistente con la sociedad. Maestros, padres y madres, dirigentes y medios de comunicación deben contribuir a forjar la conciencia de que todos formamos parte de un sistema holístico, de un organismo unitario, donde lo que le ocurra a una parte de la sociedad afecta a toda ella.
La educación para el desarrollo sostenible es un llamamiento amplio que busca la adquisición de valores éticos, sociales y ambientales, en defensa de la igualdad, la diversidad, la conservación del medio ambiente, la cooperación, la solidaridad, la excelencia, en definitiva, la responsabilidad hacia la sociedad actual y hacia la comunidad futura.

No estamos hablando de introducir asignaturas específicas en todos los ciclos, aunque sí que sería deseable que la Educación Para la Ciudadanía incorporara estos contenidos, sino de hacer penetrar de forma transversal los valores de la responsabilidad social y la ética en todas las materias y a lo largo de todo el proceso educativo. Ello no obsta para que en las carreras enfocadas a la gestión (derecho, administración de empresas, marketing, finanzas, ciencias del trabajo, turismo, etc.), así como en la formación profesional, sí debieran aparecer programas específicos de formación en responsabilidad social empresarial.

Los instrumentos que pueden sirven de vehículo a estos programas formativos incluyen una diversidad de actividades, como talleres, juegos de rol, estudios de casos, debates, actividades al aire libre, etc., así como todos los potentes medios que pone a nuestro alcance la sociedad 2.0.

Pero para incorporar la responsabilidad social a la educación se requiere un examen de la política educativa con vistas a reorientarla y a centrarse claramente en el desarrollo de los conocimientos, habilidades, perspectivas y valores de la sostenibilidad. La implantación de la responsabilidad social en la enseñanza es un proceso que comportaría tres niveles: la difusión del concepto y de sus principios básicos entre el personal docente y los estudiantes, la integración de la responsabilidad social de forma transversal en todos los niveles educativos y áreas de enseñanza y, por último, el desarrollo de especialidades en las áreas de conocimiento centradas en aspectos propios de cada una de las materias, como por ejemplo, la bioética.

Queda un largo camino por recorrer todavía.

MARÍA GONZÁLEZ PIÑA. Vocal de Educación

ANA MARÍA CASTILLO CLAVERO. Presidenta de ADRO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s